Hermanos y hermanas consagrados

“Es el Espíritu el que suscita el deseo de una respuesta total, es él el que acompaña el crecimiento de ese deseo, llevando a término la respuesta afirmativa y sosteniendo a continuación su ejecición fiel; es el que forma y modela el espíritu de los que son llamados, configurándolos como Cristo casto, pobre y obediente, y empujándoles a la misión“.

Juan-Pablo II, Vita Consecrata, n°19


Comprometidos por el Reino

Dentro de la Comunidad de Chemin Neuf, los hermanos y hermanas comprometidos en el celibato por el Reino manifiestan por su consagración una llamada específica del Señor.  «Signo luminoso» en la Iglesia, son el signo precursor del Reino que ya llega. Actualmente hay 400 hermanos (180 hombres et 220 mujeres*)  cuya llamada revela et representa en medio de la Comunidad la naturaleza más interior de la vocación cristiana y la aspiración de toda la Iglesia: seguir a Jesús y estar unido a Él.

Los hermanos y hermanas comprometidos en el celibato viven en el corazón de la Comunidad y comparten su vida apostólica y misionera en colaboración con las parejas y las familias. Siguen las Constituciones del Instituto Religioso de Chemin Neuf, erigido en 1992 por el Cardenal Decourtray más tarde reconocido de derecho pontificio en 2009.  « Como religiososo, nos comprometemos por los votos públicos de castidad, pobreza y obediencia a vivir en comunión con Cristo en una comunidad apostólica al servicio de la Unidad de la Iglesia y al servicio de los hombres, en particular de los más pobres». 


Consagrados a Dios

Consagrados a Dios en el celibato, los hermanos y hermanas religiosos desean ser hombre y mujeres para los demás, libres en las relaciones y disponibles en la comunión con todos. Sin poseer nada, compartiendo todo, viven la parábola del compartir en lo concreto de la vida, poniendo su seguridad en la Providencia. Libres por el voto de obediencia, estando disponibles para cualquier misión, se ponen juntos al servicio del Evangelio.

Se tiene un cuidado especial en su formación inicial y continua, El noviciado del Instituto se encuentra actualmente en la Abadía de Melleray (Diócesis de Nantes, Francia).  Durante los primeros años, todos los célibes consagrados, hombres y mujeres, se benefician de un curso avanzado de estudios teológicos y filosóficos en colaboración con diferentes facultades de teología (Paris, Lyon, Roma, Kinshasa, Friburgo etc..). A lo largo de su vida, los tiempos de formación y retiro ayudan a fortalecer su amor por el Señor y su ardor apostólico. Durante el compromiso de vida (después de los años de profesión temporal, el que se compromete dice: «deseo dar mi vida por la Unidad de la Iglesia».Creemos que esta ofrenda expresa el centro de nuestra llamada común y uno de los aspectos específicos de nuestra vida religiosa.


Enraizados y edificados en Él

El acompañamiento espiritual regular permite a cada uno crecer en la libertar y el discernimiento de los espíritus. Del mismo modo, la vida fraterna y el compartir semanalmente en fraternidad ofrecen un lugar de escucha, humildad y aprendizaje del discernimiento comunitario.

La vida de oración alterna la eucaristía cotidiana, los oficios de la liturfia de las horas (oficios de laudes y de vísperas cantados juntos en casa), la oración personal (oración por la mañana y adoración por la tarde), y la oración comunitaria carismática (grupo de oración el martes por la tarde). 

La santidad es tu camino” Sal 76,14


Consagrados al Servicio del Evangelio

Entre los hermanos, aquellos que son llamados a ser sacerdotes se incardinan en el Instituto de Chemin Neuf. En 2021, son 120 sacerdotes, y 50 hermanos en formación. Los sacerdotes ejercen su misión en ministerios variados en función de las llamadas de la Iglesia y de las misiones de la comunidad: parroquias (hay 30 parroquias confiadas a la comunidad), centros de formación, residencias de estudiantes, casas de ejercicios y diversas misiones con jóvenes, parejas, en los colegios o entre los más pobres…

Hermanos y hermanas comprometidos en el celibatos por el Reino nos consagramos al servicio del Evangelio: “No olvides jamás que Jesús es el fundamento de nuestro instituto”. Es el que nos une en comunidad de Iglesia para hacer de nosotros verdaderos discípulos.

Es « en él con el que hay que caminar, enraizados y edificados en él y desbordando acción de gracias ». Col 2,6-7 (Constituciones, n°2).

“Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos”

JUAN 15

Instituto de Chemin Neuf

El 24 de junio de 1992,se reigió el Instituto de Chemin Neuf para los sacerdotes y los reigiosos, en Instituto Religioso Clerical de Derecho Diocesano por el Cardenal Albert Decourtray, Arzobispo de Lyon.

El 14 de septiembre 2009, el Instituto de Chemin Neuf ha sido reconocido como Instituto Religioso Clerical de Derecho Pontificio por el Cardenal Franc Rodé, Prefecto de la Congrecación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica en el Vaticano, Roma.

Noviciado de la Abadía de Melleraye

Descubra el Noviciado de la Abadía de Melleraye con este pequeño vídeo

Misa de comprometidos a vida